“En el camino correcto” por Laura Farías

    160

    Columna de opinión de Laura Farías, investigadora del Núcleo Milenio UPWELL, del (CR)2 y académica del Departamento de Oceanografía de la Universidad de Concepción. Publicada en El Mercurio.

    Chile se posiciona rápidamente en materia de cambio climático bajo el correcto entendimiento de que los océanos son los ecosistemas que más pueden hacer por la regulación del clima de la Tierra. Así lo señaló el presidente Gabriel Boric en el lanzamiento de la coalición “Américas por la protección del océano”. El presidente advirtió que, de perder esa función, los océanos contribuirán aún más al calentamiento del planeta acelerando el avance del cambio climático y puso énfasis en la urgencia de minimizar más daños al océano global, así como de mantener los servicios claves que están directamente amenazados por la acidificación, desoxigenación y calentamiento de los océanos. La iniciativa, liderada por nuestro país busca promover la creación de una red interconectada de áreas marinas protegidas en el océano Pacífico, que cubre la más grande extensión del océano global donde, ni siquiera juntando todas las masas de tierra existentes en el planeta, se lograría cubrirlo.

    En el camino correcto y respondiendo a la acción y la urgencia realizado por el Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC), se necesita construir estrategias regionales para la conservación de océano. Chile y otros países de la región han apoyado la iniciativa de proteger el 30% del océano al año 2030, como única vía para asegurar la salud del océano y frenar su deterioro.

    Para evitar que esto ocurra es urgente establecer una hoja de ruta que guíe a los líderes de la cuenca del Pacífico al establecimiento de una red de áreas marinas protegidas ecológicamente interconectadas y, de esta forma, establecer estrategias regionales para la conservación del océano.

    Chile ha apostado tempranamente por la creación de áreas marinas protegidas (AMP), conociendo sus múltiples beneficios en biodiversidad, recuperación de pesquerías y desarrollo sustentable y resiliente de comunidades costeras, entre algunos de ellos. En este afán, el país ha incrementado paulatinamente la extensión de AMP, diversificando ecológicamente estos espacios con la finalidad de asegurar la preservación y conservación de la biodiversidad marina.

    También está elaborando planes de manejo y monitoreo adecuados, con compromisos establecidos en las Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional (NDC), la Estrategia Climática de Largo Plazo (ECLP) y la recientemente promulgada Ley Marco de Cambio Climático. Además, en abril pasado se creó el Fondo Naturaleza Chile.

    La nueva política exterior turquesa nos compromete a todas las chilenas y chilenos, y busca fortalecer lazos de cooperación multilateral en la protección del océano Pacífico es la manera correcta de unir a los pueblos y naciones de América en pos de un ecosistema sano y limpio… un bien público con el que este continente contribuya al mundo, recreando el “Sueño Americano”.